Daily Juez

Pacifismo en el plato

En estos tiempos de guerras y revueltas árabes, el pacifismo se pone de moda, al menos, en las cocinas estadounidenses. El otro día mi hija de cuatro años eligió en el supermercado en Washington esta caja de pasta orgánica para niños con el símbolo pacifista y queso parmesano.

Quizá las nuevas generaciones de estadounidenses hagan suyo el grito de “haz el amor y no la guerra” que proclamaban sus abuelos en los años sesenta.

, , , , , , , , ,
March 31, 2011 at 2:34 am Comment (1)

El despacho más famoso del mundo

A finales de febrero el fotógrafo oficial de la Casa Blanca, Pete Souza, publicó una fotografía del presidente Barack Obama hablando por teléfono con el primer ministro británico David Cameron en el Despacho Oval. En la fotografía se veía en primer plano un detalle de la alfombra oval que decora el despacho más famoso del mundo y en pequeñito a Obama sentando en la mesa de su despacho.

Así que pensé que sería interesante escribir un post sobre la historia del Despacho Oval.

El Despacho Oval, donde trabaja el presidente de los Estados Unidos, es la habitación más famosa de la Casa Blanca. Ahí se reúne con los mandatarios que le visitan y suele utilizarla como escenario cuando tiene que dar un mensaje importante a los estadounidenses. Desde allí Kennedy se dirigió a la nación con motivo de la crisis de los misiles de Cuba y George W. Bush tras los atentados del 11 de septiembre de 2001.También el Despacho Oval fue escenario de los encuentros sexuales entre el presidente Bill Clinton y la becaria Monica Lewinsky.

El despacho del presidente no está, como muchos piensan, en la parte noble de la Casa Blanca, sino en el Ala Oeste del edificio, donde están las oficinas de su personal y la sala de prensa. Antes de que se construyera en 1901 el Despacho Oval, los presidentes solían trabajar en la Habitación Lincoln.

El Despacho Oval original, construido durante la administración Taft  y destruido en un incendio en 1929, estaba situado en el centro del Ala Oeste. En 1933, el presidente Franklin Roosevelt hizo reformas en el Ala Oeste y situó el Despacho Oval en el sudeste del edificio, para que pudiera acceder más fácilmente a su despacho con su silla de ruedas.

Tiene, como sus nombre indica, forma ovalada. La habitación tiene cuarto puertas: una que da al Jardín de las Rosas, otra que da a un estudio privado pequeño y un comedor, una tercera que da al pasillo del Ala Oeste y otra que comunica con la oficina de la secretaria del presidente. Detrás del escritorio hay tres grandes ventanales. En la parte norte tiene una chimenea.

Cada presidente decora el Despacho Oval a su gusto, eligiendo el mobiliario, las cortinas, los cuadros y la alfombra oval que cubre casi todo el suelo de la sala.

El pasado mes de agosto se hicieron las últimas reformas en el Despacho Oval, un año y medio después de que Obama llegara a la Casa Blanca.

Los decoradores de la Casa Blanca apostaron por tonos más neutros que los que tenía George W. Bush (hijo) en el Despacho Oval cuando era presidente. Encargaron una mesa de nogal y unos nuevos sofás de color beige y una alfombra oval de color crema.

Se mantuvo el retrato de George Washington encima de la chimenea y el escritorio Resolute, un regalo de la reina Victoria de Inglaterra al presidente Rutherford B. Hayes, en 1880. Kennedy utilizó este escritorio como mesa de despacho. Seguro que todos recordaréis las fotografías del pequeño John F. Kennedy Jr jugando debajo de la mesa del Despacho Oval mientras el presidente trabajaba.

La alfombra oval de Obama, fabricada por una empresa de Michigan, tiene en el centro el Sello del Presidente de los Estados Unidos: un águila americana con las alas extendida, que sujeta un escudo y sostiene en su pata derecha una rama de olivo y en la izquierda una flechas, símbolos de la paz y la guerra. Encima del águila, aparecen trece barras y trece estrellas que representan las trece colonias originales unidas en una nación bajo el lema “E pluribus, unum” (de muchos, uno). Está rodeado por 50 estrellas blancas, que representan los 50 estados que forman Estados Unidos, y rodeado por las palabras “Sello del Presidente de los Estados Unidos”.

El propio Obama eligió las cinco frases significativas para él que aparecen en el borde de la alfombra oval: cuatro de presidentes de Estados Unidos (Abraham Lincoln, Franklin Roosevelt, Theodore Roosevelt y John F. Kennedy y una del líder de los derechos civiles Martin Luther King Jr.

Un dato curioso: Obama se equivocó al elegir la cita de Martin Luther King – “The arc of the moral universe is long, but it bends towards justice”- porque la cita no era de líder de los derechos civiles sino del abolicionista del siglo XIX Theodore Parker. Martin Luther King solía citar esa frase de Parker.

Detalle de la alfombra del Despacho Oval de Obama

El Despacho Oval de Obama

El Despacho Oval de Bill Clinton

El Despacho Oval de Reagan

El Despacho Oval de Taft

El hijo de Kennedy jugando debajo del escritorio de su padre en el Despacho Oval

Vista desde arriba del Despacho Oval

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,
March 2, 2011 at 9:12 pm Comment (1)

Washington de cine: “El hombre más peligroso de América: Daniel Ellsberg y los papeles del Pentágono”

Tanto quienes estáis fascinados con Wikileaks y Julian Assange como aquellos que estáis cansados del tema os recomendaría ver el documental “El hombre más peligroso de América: Daniel Ellsberg y los papeles del Pentágono”, dirigido por Judith Ehrlich y Rick Goldsmith.

El documental narra la historia de Daniel Ellsberg, ex Marine y ex asesor militar del Pentágono y del Departamento de Estado, que cansado de las mentiras del Gobierno estadounidense sobre la guerra de Vietnam, fotocopia en secreto los papeles del Pentágono, un documento “top secret” de 7.000 páginas elaborado por Rand Corporation para el Pentágono sobre el papel de Estados Unidos en la guerra de Vietnam. Ellsberg entregó en 1971 al New York Times los papeles del Pentágono, que demostraban que cinco presidentes mintieron de forma sistemática al pueblo americano sobre Vietnam, una guerra que dividió el país y en la que murieron 58.000 soldados americanos.

La difusión pública de los papeles del Pentágono provocó un terremoto político en Washignton. Henry Kissinger, consejero de Seguridad Nacional del presidente Nixon, dijo que Ellsberg era “el hombre más peligroso de América” y que “había que pararlo por todos los medios”.

Ellsberg, héroe para unos y traidor para otros, podía haber sido condenado a una pena máxima de 115 años de cárcel por espionaje y conspiración. Sin embargo, tuvo suerte. La administración Nixon grabó sin orden judicial a Ellsberg y el juicio fue declarado nulo.

¿Hay paralelismos entre Wikileaks y los papeles del Pentágono? En ambos casos, la difusión de los documentos ha sacado los colores en público a Estados Unidos. Sin embargo, el contenido de los papeles del Pentágono, que eran “top secret”, eran más significativos que los de Wikileaks, clasificados de “secretos” y que algunos consideran que es puro cotilleo diplomático.

¿Hay paralelismos en Assange y Ellsberg? Ambos han desafiado el poder de Estados Unidos al hacer público documentos secretos. Sin embargo, la trayectoria de ambos personajes es muy distinta. Ellsberg era “insider”, un hombre de la casa, uno de los ideólogos de la escalada de Vietnam, que filtró los documentos. Assange, ex hacker, es un “outsider” que ha recibido los documentos y los ha hecho públicos, pero él no los ha filtrado.

Ellsberg se identifica más con el soldado Bradley Manning, el soldado que entregó a Wikileaks el vídeo “Collateral Murder” sobre un ataque de dos helicópteros estadounidenses contra civiles iraquíes, el vídeo de la masacre de Granai en Afganistán y 260.000 cables diplomáticos. Como ha dicho el propio Ellsberg en una entrevista en La Vanguardia los cables de Wikileaks “no son los papeles del Pentágono”.

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,
December 7, 2010 at 4:52 pm Comments (0)

300 escalones hasta “La Apoteosis de Washington”

Con 39 grados centígrados de máxima en Washington, DC, el pasado martes quizá no era el mejor día para subir los 300 escalones que llevan a lo más alto de la cúpula del Capitolio. Nos dijeron que iba a ser un auténtico infierno – “Esta es la última oportunidad que tenéis para beber agua antes de subir a la cúpula”, nos advirtió nuestro cicerone-, pero al final no fue para tanto. Eso sí, hoy tengo bastante agujetas de subir y bajar escalones.

Aunque hacía mucho calor en el interior de la cúpula, mereció la pena subir para poder ver de cerca el fresco de La Apoteosis de Washington” de Constantino Brumidi, que decora la Rotonda del Capitolio, y disfrutar de Washington  a vista de pájaro.

Cuando haces el tour turístico del Capitolio tienes que conformarte con ver el fresco de Brumidi (1805-1880), desde el suelo de la Rotonda (la sala donde en el libro de Dan Brown “El símbolo perdido” encuentran la mano, amputada y tatuada con símbolos, del masón Peter Solomon). Si te pica la curiosidad, los detalles del fresco los tienes que mirar en fotografías.

Sólo puedes hacer el tour de la Cúpula si vas acompañado de un empleado del Congreso. Antes de subir, tienes que firmar un papel en el que dice que subes por tu propio riesgo y que si tienes un accidente no demandarás al Capitolio.

Cuando visitas el Capitolio te sorprende descubrir que la cúpula que corona el edificio no era la cúpula original. La primera cúpula databa de 1824 y era obra del arquitecto Charles Bulfinch.

Con la ampliación del Capitolio, la cúpula de Bulfinch se quedó pequeña. Para que el edificio no quedase desproporcionado decidieron construir una nueva. De paso, se evitaba correr el riesgo de que la cúpula fuera devorada por las llamas, ya que la estructura de la cúpula de Bulfinch estaba hecha de madera recubiera de cobre.

La cúpula de Bulfinch se desmontó en otoño de 1856 y se cubrió la rotonda con un tejado provisional. La nueva cúpula, de hierro fundido, es obra del arquitecto Thomas U. Walter, que también se encargó de ampliar el edificio.

La construcción de la nueva cúpula no se vio interrumpida por el estallido de la Guerra Civil en 1861.  En diciembre de 1863, se colocó la Estatua de la Libertad en lo más alto de la cúpula del Capitolio, la guinda al edificio más imponente de Washington.

De la cúpula original queda parte del tambor, que se puede ver al inicio la visita. Unas empinadas escaleras de hierro situadas entre la cúpula interior y exterior te llevan primero a la altura donde está el friso de la Rotonda del Capitolio y después hasta el fresco que decora la cúpula.

En el interior, se encuentra el fresco de “La Apoteosis de Washington”, que está pintado a 54,8 metros del suelo y ocupa una superficie de 433 metros cuadrados. Para pintar las figuras de 4,5 metros de alto que forman parte del fresco, Brumidi, un artista italiano que trabajó en el Vaticano y emigró a Estados Unidos, sólo utilizó unos andamios con tablones de maderas, según nos explicó el guía.

En el fresco se puede ver a George Washington, primer presidente de Estados Unidos y masón, ascendiendo a los cielos, junto a las diosas Libertad y Victoria. Rodeando a estos tres personajes centrales hay trece mujeres, que simbolizan los trece estados originales de Estados Unidos.

Brumidi pinta al primer presidente de Estados Unidos como un dios, al héroe de la la Guerra de la Independencia de los Estados Unidos ascendiendo a los cielos.

Alrededor del grupo central encabezado por Washington, Brumidi pintó seis grupos de personas que representan la Guerra,  la Ciencia, la Marina, el Comercio, la Mecánica y la Agricultura.

Pero lo mejor de la visita de la cúpula del  Capitolio fue poder disfrutar de una vista de 360 grados de la ciudad desde el edificio más emblemático de Washington. Un privilegio que pocos tienen.

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,
July 7, 2010 at 10:03 pm Comments (0)

La Apoteosis de Washington

Desde la puesta a la venta en español del libro “El símbolo perdido” de Dan Brown, muchos lectores de Dailyjuez buscan en el blog información sobre el frescoLa Apoteosis de Washington” de Constantino Brumidi, que decora la Rotonda del Capitolio.

En esta sala es donde el malvado Mal’akh deja la mano, amputada y tatuada con símbolos, del masón Peter Solomon, amigo del profesor de simbología de la Universidad de Harvard, Robert Landgon. El profesor se ve obligado a aceptar esta inusual invitación a descubrir el Washington masón y oculto si quiere volver a ver con vida a su amigo.

Brumidi (1805-1880), un artista italiano que trabajó en el Vaticano y emigró a Estados Unidos, pintó “La Apoteosis de Washington”  en 1865. Tardó once meses en acabarlo.

En el fresco se puede ver a George Washington, primer presidente de Estados Unidos y masón, ascendiendo a los cielos, junto a las diosas Libertad y Victoria. Rodeando a estos tres personajes centrales hay trece mujeres, que simbolizan los trece estados originales de Estados Unidos.

En este fresco, Brumidi pinta a Washington como un dios.

La palabra apoteosis viene del latín apotheōsis, y ésta del griego ἀποθέωσις, deificación. El diccionario de la Real Academia de la Lengua Española define apoteosis el ensalzamiento de una persona con grandes honores o alabanzas. Y en el mundo clásico, apoteosis significa la concesión de la dignidad de dioses a los héroes.

Alrededor del grupo central encabezado por Washington, Brumidi dibujó seis grupos de personas que son consideradas alegorías de la Guerra,  la Ciencia, la Marina, el Comercio, la Mecánica y la Agricultura.


, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,
November 4, 2009 at 4:35 pm Comments (0)