Daily Juez

El “made in Germany” triunfa en la Super Bowl

Si en España los anuncios más caros del año se emiten en Nochevieja, en Estados Unidos se emiten durante la retransmisión de la Super Bowl, la final del fútbol americano. Un anuncio de 30 segundos cuesta durante la Super Bowl tres millones de dólares.

Cuando acaba la Super Bowl, la gente no sólo comenta el resultado del partido de fútbol americano, sino que se abre un debate sobre cuál ha sido el mejor anuncio de la noche. Este debate se ha ampliado en los últimos años gracias a la difusión viral de los anuncios en blogs, foros de Internet, YouTube y en las redes sociales como Facebook y Twitter.

La Super Bowl, con 111 millones de espectadores en Estados Unidos, es más que un espectáculo de fútbol americano. Esa noche también se mide el ingenio publicitario. Y este año los que han triunfado han sido los anuncios de coches alemanes y los de Doritos.

El “made in Germany”  ha demostrado su fuerza en la Super Bowl, derrotando en el terreno de juego publicitario al “made in USA”. El anuncio del Volkswagen Passat, titulado “The Force” (La Fuerza) con un mini Darth Vader , ha sido uno de los más aplaudidos y comentados por el público americano. El spot comenzó a circular por Internet días antes de la Super Bowl. Y a la hora de escribir este post el anuncio lleva más de 17 millones de visitas en YouTube, todo un éxito de marketing y sin que los de Volkswagen hayan tenido que pagar ni un dólar extra por ello.

En el anuncio del Passat, se puede ver a un niño pequeño disfrazado de Darth Vader tratando, en vano, de conjurar la fuerza del lado oscuro con diferentes objetos de la casa. Finalmente el mini Darth Vader lo logra al arrancar con su fuerza oculta el Volkswagen de su padre, gracias a que éste le echa una manita (aprieta el mando a distancia del coche), sin que él se dé cuenta.

También han recibido buenas críticas de público los anuncios de Mercedes-Benz (Puff Daddy pierde su Mercedes) y Audi (un prisionero que logra escapar de la prisión del “viejo lujo” de Mercedes).

Otro anuncio de coches, el del Chrysler 200 con el cantante Eminem, ha logrado tocar la fibra patriotera de los estadounidenses en un momento de miedo ante el coloso chino al destacar que es un coche “imported from Detroit”. En el anuncio no contaban, sin embargo,  que Chrysler pertenece ahora a Fiat.

Todos los años suelen tener mucho éxito en la Super Bowl los anuncios de Doritos y las barras de chocolate Snickers. Doritos tuvo la genial idea de lanzar un concurso, llamado “Crash the Super Bowl, en el que los consumidores crean sus propios anuncios de Doritos. Luego el público elige en una votación a los tres finalistas, cuyos anuncios se emiten durante la Super Bowl. Y la idea ha tenido tanto éxito que Pepsi, que pertenece al mismo grupo, también se ha unido al concurso de anuncios “do-it-yourself” (lo que imagino que no será una buena noticia para las agencias de publicidad). El anuncio de Pepsi Max titulado “El amor duele” tiene ya muchos fans.

Uno de los anuncios de Doritos que más me han gustado este año ha sido el de un chico que logra “resucitar” al pez muerto en la pecera, a la planta y al abuelo de su compañero de piso gracias a la magia de estas tortillas chips. También es gracioso el del chico de una oficina adicto a Doritos.

A los estadounidenses les gustan mucho los animales, así que si uno pone un animal en su anuncio tiene el éxito casi garantizado. El anuncio de la fiesta de perros de Bud Light, el del perro vengador de Doritos, el de los chimpancés en un parking de CareerBuilder y el del castor agradecido de Bridgestone han conseguido llegar al top ten, según el Ad Meter del periódico USA Today. Volkswagen ha recurrido a escarabajos para anunciar su coche Escarabajo y Coca-Cola ha sacado un dragón, al que se le apaga el fuego cuando toma esta bebida.

Otra fórmula que también funciona – con mayor o menos éxito- es poner un famoso en el anuncio. Este año los estadounidenses han podido ver a Eminem, Ozzy Osbourne y Rosanne Barr, entre otros.

También se ha hablado mucho del anuncio de la tableta Xoom de Motorola, que, aunque no nombra a la competencia, es considerado un ataque directo al iPad de Apple. Curiosamente el anuncio está inspirado en el que hizo Apple cuando lanzó el Macintosh en la Super Bowl de 1984 contra el mundo opresivo orwelliano de los PC y que tuvo mucho éxito. Personalmente me parece más bueno el anuncio de Mac, considerado ya un clásico en el mundo de la publicidad.

No siempre sale bien la jugada. Muchos han criticado el anuncio de la web de descuentos Groupon.com porque lo consideran ofensivo para el pueblo tibetano.

¿De los 61 anuncios emitidos en la Super Bowl 2011 (en este link podéis verlos todos. Yo lo he hecho antes de escribir este post, aunque fue un placer hacerlo porque me encanta la publicidad) cual es el que os ha gustado más?

A mí el que más me ha gustado ha sido el del Volkswagen Passat, aunque hay varios que me han parecido graciosos. También me ha gustado recordar viejos tiempos con el anuncio de la Liga de Fútbol Americano (NFL), en el que aparecen un montón de personajes de series de televisión comiendo y viendo la Super Bowl.

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,
February 8, 2011 at 6:02 am Comments (2)

Super Bowl en la Casa Blanca: fútbol americano, política, salchichas y cerveza

La Super Bowl (Super Tazón para los hispanos de EEUU), la final del campeonato de fútbol americano, es un gran acontecimiento deportivo, social, televisivo, publicitario y gastronómico en Estados Unidos. Se podría comparar en el resto del mundo con una final del Mundial de Fútbol (soccer en EEUU).

Este año la Super Bowl XLV ha sido en el programa más visto en la historia de la televisión estadounidense . Unos 111 millones de telespectadores de media vieron como los Pakers de Green Bay ganaron a los Steelers de Pittsburgh por 31-25 , rompiendo así el récord del año anterior de 106,5 millones de telespectadores y el de 106 millones de telespectadores que consiguió en 1983 el último capítulo de la serie de televisión M*A*S*H”.

También es una gran acontecimiento publicitario. Los anuncios más caros de la televisión en EEUU se emiten ese día durante el partido aprovechando las frecuentes pausas que hay en el terreno de juego. Y la verdad es que, para los que no entendemos de fútbol americano y nos gusta la publicidad, es un auténtico festín publicitario. Un anuncio de 30 segundos cuesta durante la Super Bowl 3 millones de dólares. Para las empresas merece la pena la inversión porque no sólo es el programa más visto de la televisión, sino que gracias a internet,  You Tube y las redes sociales como Facebook y Twitter los anuncios se difunden por todo el mundo sin coste alguno para las empresas.

Los estadounidenses suelen quedar con sus amigos en casa o en bares para ver la Super Bowl, comer y beber. Nadie se imagina una final del campeonato de fútbol americano sin comida basura en abundancia y mucha cerveza. Otras dos grandes fiestas americanas están también asociadas a la comida: el 4 de julio a las barbacoas y el Día de Acción de Gracias al pavo asado.

Los Obama organizaron una fiesta de la Super Bowl en Casa Blanca, en la que no faltó la cerveza, la comida basura, políticos de ambos partidos e invitados de lujo como la cantante y actriz Jennifer López y su marido el cantante Marc Anthony.

Aunque la cita deportiva coincidía con el primer aniversario del lanzamiento de la iniciativa “Let’s Move!” de la Primera Dama para reducir la obesidad infantil haciendo que los niños coman mejor y hagan más deporte, Michelle Obama hizo la vista gorda, se olvidó de la comida sana por un día y sirvió en el 1.600 de Pennsylvania Avenue comida cien por cien americana, rica en calorías y grasa.

¿Qué comieron los Obama y sus 150 invitados durante la Superbowl? Salchichas tipo bratwurst y kielbasa, cheeseburgers (las hamburguesas de queso que sirvieron estaban buenísimas si hacemos caso del periodista deportivo Michael Wilbon de ESPN, uno de los invitados a esta exclusiva fiesta ), pizza, Buffalo wings (alitas de pollo al estilo Buffalo), ensalada de patata alemana, twice-baked potatoes (patatas asadas dos veces, literalmente), pretzels (a pesar de que Bush se atragantó con uno de ellos en 2002 mientras veía un partido de fútbol americano, los pretzel no están proscritos en la Casa Blanca),  tortillas chips con salsa para mojar, ensaladas y helado.

¿Qué cerveza sirvieron? Hinterland Pale Ale & Amber Ale (de Wisconsin, el estado de los Pakers de Green bay), Yuengling Lager and Light (de Pennsylvania, el estado de los Steelers de Pittsburgh) y White House  Honey Ale (hecha con miel de las colmenas de la Casa Blanca).

Wilbon ha dicho que los Obama fueron muy buenos anfitriones y les ha comparado con pareja de novios en la recepción de su boda. Y si os preguntáis si Obama, un gran aficionado a los deportes, siguió con atención el partido, la respuesta es sí. Por lo visto los Obama aprovechaban los intermedios publicitarios para comer y hablar con los invitados.

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,
February 7, 2011 at 11:25 pm Comments (0)