Daily Juez

Miami Beach: cóctel de glamour y cutrerío »« Los zombis de Obama

La piscina de Esther Williams y Tarzán

En Coral Gables, un municipio de clase media-alta al suroeste de Miami (Florida), fuimos a ver la “Venetian Pool(piscina veneciana), en la que nadaron la actriz Esther Williams y el actor Johnny Weismuller, antes de que Hollywood lo convirtiera en Tarzán.

La piscina veneciana, construida en los años 20 y considerada por muchos la piscina más bonita del mundo, es una de las principales atracciones de Coral Gables, un municipio de casas de inspiración mediterránea que surgió del sueño del promotor George Merrick.

Si visitáis la zona, no os confundáis, como al principio nos ocurrió a nosotros, con la piscina del hotel de lujo Biltmore, que, aunque es también es muy bonita, no es la famosa piscina veneciana de Coral Gables.

Me hubiera gustado emular a Esther Williams y Tarzán y hacerme unos largos – sobre todo ahora que me he apuntado a clases de natación en Bethesda para hacer un poco de deporte y mejorar mi estilo-, pero el día que fuimos todavía no había empezado la temporada. Así que me quedé con las ganas y tuve que conformarme con hacer unas fotos desde la verja para el blog.

La piscina, restaurada en 1989 y que cada noche rellenan con 820.000 galones (unos tres millones de litros, como una piscina olímpica) de agua fresca, fue obra del artista Denman Fink, tío de Merrick, y del arquitecto Phineas Paist, que se encargaron de trasladar Venecia a Miami imitando sus canales.

Entrar en la piscina cuesta 10,50 dólares para los mayores de 13 años y 6 dólares a los niños entre 3 y 13 años si no eres residente de Coral Gables. Los niños menores de tres años no pueden entrar.

No olvidéis el bañador la próxima vez que vayáis a Miami y me contáis que tal os ha sentado el bañito en la piscina veneciana.

May 6, 2010 at 7:24 am
Commenting is closed but you may trackback